For up to £250 Bonus for sports, use our exclusive bet365 Bonus www.abonuscode.co.uk Claim your bonus and start betting at bet365 now.

El negacionismo en el centro de la escena

b_250_0_16777215_00_images_2017_ideas_0.jpgEn el encuentro "Ideas. Pensemos juntos el futuro", los jóvenes universitarios seleccionados de distintas provincias para participar de debates y asistir a clases magistrales, advirtieron que los hicieron reflexionar en torno a frases como "La memoria genera acciones de horror ",  "La democracia es la dictadura de las mayorías" y “Hay que aceptar cierto grado de impunidad en pos de la paz”. Los asistentes inscribieron a los debates en un campo de "retroceso democrático".

En un encuentro organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación con investigadores y estudiantes universitarios de Ciencias Sociales de todas las provincias se instaló un discurso contra la Justicia, la Verdad y la Memoria. Para el encuentro, denominado "Ideas. Pensemos juntos el futuro", se invitó por tres días a alumnos destacados de Ciencias Sociales a debatir en el Centro Cultural de la Ciencia sobre “el país del futuro”, en el marco de una serie de debates y charlas magistrales de intelectuales extranjeros y nacionales.

En los sucesivos ejercicios que les propusieron a los alumnos, los moderadores consideraron “nocivas” las luchas por la Memoria, e incluso esgrimieron ideas a favor de la “reconciliación” y la “impunidad”.

“Todos los debates rondaban en torno al hecho de que recordar generaba reacciones tóxicas”, según contó a Página/12 una investigadora de Ciencias Sociales que fue seleccionada para participar del encuentro.

Uno de los ejercicios que les propusieron, según comentaron los jóvenes, constaba en asociar frases de algunos de los 13 intelectuales participantes con fotos del holocausto y de la marcha en contra del fallo de la Corte Suprema para brindar el beneficio del 2x1 en el cómputo de la pena a los genocidas.

“Algunas de las citas, que nos causaron rechazo, decían: ‘La memoria genera acciones de horror,  ‘La democracia es la dictadura de las mayorías´ y “Hay que aceptar cierto grado de impunidad en pos de la paz”, relató otro investigador, quien además alertó que “son frases que se podían vincular con una política de despojo y de olvido”.


Para los asistentes, la elección de las apreciaciones no fue casual, por eso inscribieron los debates en un contexto de “retroceso democrático” y advirtieron que además les preocupó “la línea ideológica con la que se estaba trabajando”, porque “intentaban borrar la memoria colectiva para instalar otro discurso perverso”.

Los preseleccionados de las distintas provincias se enteraron cuatro días antes de los temas que se tratarían en la “maratón de las ideas”, organizado por el Ministerio de Cultura de la Nación a través de la Secretaría de Integración Federal y Cooperación Internacional. Para ese entonces, ya no podían negarse a asistir al encuentro porque había una cláusula en el documento al que suscribieron un mes antes que decía que una vez que ya contaran con los pasajes, no podían cancelar el viaje.

“Fue alarmante la selección, nos pidieron los cvs, nos llamaron y nos aclararon que no era una cuestión partidaria y que no nos habían seleccionado por nuestra ideología política”, relató una de las participantes. Al inicio de las jornadas, los sometieron a una encuesta para conocer si “estaban a favor de la Democracia”, pero además les preguntaron si militaban en alguna agrupación.

“ Hubo una infantilización de las discusiones, quisieron instalar la idea de una democracia utópica sin confrontación, la idea de un pueblo conjunto sin disputas”, contaron los participantes, quienes además destacaron que más de una vez se dijo que “es necesario olvidar para construir la paz” y que “para reconciliarse hay que tolerar cierto grado de impunidad”.

Muchas veces los moderadores tomaron citas de uno de los invitados, David Rieff, un politólogo estadounidense cuya frase de cabecera es “el olvido es más importante para la paz que la justicia”. Los investigadores denunciaron que se trató a la memoria desde una concepción biologista, para “quitarle la verdad, decir que se trata de un mito y decir que tiene usos políticos. “Un moderador comparó la memoria individual con la colectiva. El ejercicio consistía en hacernos decir que la memoria individual no siempre es confiable porque no se recuerda todo, y que la memoria colectiva tampoco lo hace”, alertaron.

“Todo el tiempo ponderaban que estuvimos muchos años cerrados al mundo y que ahora tenían que venir intelectuales de afuera para que nos abrieran la mente”, contaron alumnos.Hoy es el último día del encuentro, que ya no tendrá debates sino charlas magistrales, en las que se presentarán intelectuales como la psicóloga forense alemano-canadiense Julia Shaw, quien hablará en el marco de la charla: “Los recuerdos, ¿una ilusión?”, según consta en el programa. Shaw se autodefine como una "hacker de la memoria" y se especializa en demostrar como se pueden implantar recuerdos falsos en las mentes ajenas.